En Voz Alta…

5 mins read

Por Luís Morfín

CISMA.- Mal, muy mal se vio el dirigente de Morena, Mario Delgado Carrillo, al haberse impuesto sobre la autonomía de la Comisión Nacional de Elecciones para postular a la alcaldesa de Mexicali, Marina del Pilar Ávila Olmeda, como candidata a la gubernatura de Baja California. Al haber jugado Delgado Carrillo con la inteligencia de los militantes y simpatizantes de Morena, así como con los electores bajacalifornianos que estuvieron atentos al proceso de selección de su candidato, lo único que provocó fue el desencanto y frustración de los espectadores que atestiguaron un procedimiento que conocen desde hace lustros, y que caracteriza a los partidos hoy adversarios de Morena: “el dedazo”. La decisión cupular, que nada tuvo que ver con una selección democrática real, será la causa de que Morena en Baja California pierda la primera posición política en la entidad, luego de dos años de haberla obtenido para Jaime Bonilla Valdés. A ello se sumarán las pugnas tribales que se han dado desde que Jaime Bonilla polarizó la actividad política en Baja California, a lo que se agrega el sentido de no pertenencia de quienes arribaron a Morena a partir del año pasado, luego de que vieron el “tsunami” causado por López Obrador en el 2018 y vieron en Morena la posibilidad de no perder sus privilegios de seguir viviendo del erario y se sumaron como cortesanos de la Cuarta Transformación. Pero también, no solo será causa del cisma la selección de la hoy ya abanderada guinda, también se sumarán las torcidas acciones del hoy jefe del ejecutivo que ha intentado con frustración torcer las leyes a su conveniencia e interés para obtener el poder absoluto en este estado. La pésima jugada de ajedrez político realizada por Mario Delgado desdibujará la presencia morenista en Baja California y será motivo de que su partido pierda las posiciones logradas en el 2018 por los grises de la coalición “Juntos Haremos Historia” –conformada por Morena (4), Partido del Trabajo (2) y Partido Encuentro Social (2) –, Salvador Minor Mora (Mxli I), Marina del Pilar Ávila Olmeda (Mxli. II), Armando Reyes Ledesma (Ens. III), Socorro Irma Andazola Rodríguez (Tij. IV), Mario Ismael Moreno Gil (Tij. V), el expanista y hoy morenista Javier Julián Castañeda Pomposo (VI), Erick Morales Elvira (Mxli. Tij. Ens. VII), Héctor Cruz Mares (Tij. Ros. VIII), quienes durante su presunta gestión “brillaron por su ausencia” en sus respectivos distritos electorales. Algunos de esos legisladores abandonaron su encargo para ir tras otras posiciones. Es por lo anterior que tras lo ocurrido en fin de semana en el búnker de Morena en la Ciudad de México, los impulsores locales de la alianza PAN, PRI, PRD y PBC se relamieron los bigotes y se mantienen reunidos desde entonces analizando todos los escenarios políticos posibles que les permitan designar un personaje que compita en el próximo proceso electoral y sea garantía de triunfo para satisfacer sus ambiciones de mermar a Morena no solo con la gubernatura, sino con las curules federales y locales que estarán en juego, así como con las alcaldías de quienes se dedicaron más a buscar escalar posiciones políticas y decepcionaron a sus electores del año pasado, así como a los que no pudieron con su encargo municipal, verbigracia Armando Ayala o Zulema Adams.

Mientras tanto, descanse en paz nuestra inteligencia por seguir soportando a los políticos…Hasta la próxima.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Previa

¿Seguirá el PAN en la alianza por vencer a Morena en BC?

Siguiente historia

Armando Ayala va por la reelección a la alcaldía de Ensenada│

Latest from Opinión

A %d blogueros les gusta esto: