Prometer no empobrece, sin embargo el gobierno de Jorge Ramos lo cumplió │

4 mins read
  • A su salida del poder Ramos dejó a Tijuana una deuda impagable de 2 mil 318.1 millones de pesos y su promesa de entregar en solo 3 años, una ciudad mejor a nuestros hijos, fue solo eso, ¡una promesa de campaña como las tantas que hoy hace a diestra y siniestra

Por Redacción.

TIJUANA— Llegó con la promesa de entregar en solo 3 años, una ciudad mejor a nuestros hijos, pero convirtió a Tijuana en el municipio más endeudado de todo México.

En aquel lejano 2008 nos alegramos, más no lo comprendimos. Aquel joven inexperto, hablaba de una mejor ciudad… pero para sus hijos.

Con su ascenso al poder, Tijuana dejó de ser un municipio de empresarios, para convertirse en una región de millonarios. Sí, millonarios en una tierra de saqueo, con mansiones en la zona más exclusiva de islas Coronado. Millonarios, que con un buen aliado en el Ayuntamiento, garantizarían el futuro… pero de sus familias.

A cambio de tanta ´´bonanza económica´´, aquel joven con ansias de poder, y verbo encendido, estaba dispuesto a todo. Incluso, a endeudar a esta ciudad y a sus habitantes, a niveles insospechados.

Hoy ya no tiene sentido debatir su grado de corrupción o los millones que recaudó a costa de tanto caos, y terror. Hoy, si realmente quieren conocer al Candidato del PRI, el PAN y el PRD, en Tijuana, lléguense y pregunten por Jorge Ramos, y de seguro los ciudadanos, con la mirada exaltada y miedo al futuro, van a saber de quién se trata.

11 años después de la salida de Ramos del poder, pareciera imposible volver a aceptarlo como candidato. Sin embargo, 13 años después de tomar el poder y dejarnos endeudados hasta el cuello, algunos tijuanenses con memoria de pez, caen una vez más en la ilusión de campaña de este personaje de cuello blanco y blanca cabellera.

Los números no mienten. Según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para el 1 de diciembre de 2007, día en que Ramos asumió la presidencia municipal, la deuda de Tijuana era de 588.1 millones.

En solo 3 largos años de turbios negocios y malos manejos, Jorge no solo la cuadriplicó, sino que comenzó a empeñar más y más el presupuesto del Ayuntamiento que le confiamos los ciudadanos.

Con el Banco de Desarrollo de América del Norte como intermediario, Ramos suscribió préstamos por 25 millones de pesos, según para “financiar la compra de camiones recolectores de basura y el proyecto de Manejo Integral de Residuos Sólidos”.

Luego subió la parada, y contrajo una deuda de 1 714 millones 201 mil 810 pesos con la empresa Cemex Concretos, por 20 años, a una tasa de 12 por ciento de interés. Como garantía ofreció nada más y nada menos que el 77 por ciento de las participaciones que recibiera el Ayuntamiento. ¡Qué bárbaro!

El resto es historia tristemente conocida. Ramos decretó un aumento del 100 por ciento en el predial, que le permitió recaudar 280 millones solo en 2008, frente a 150 millones obtenidos en igual período del año anterior. Esto unido a la crisis económica mundial, dejaron a las familias tijuanenses más pobres que nunca.

A su salida del poder Ramos dejó a Tijuana una deuda impagable de 2 mil 318.1 millones de pesos. Su promesa de entregar en solo 3 años, una ciudad mejor a nuestros hijos, fue solo eso, una promesa de campaña.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Previa

Montserrat confirma su asistencia al próximo debate que organiza el IEE│

Siguiente historia

“La nena”, el fraude de un millón de dólares al reciclaje que Jorge Ramos no aclaró │

Latest from Opinión

A %d blogueros les gusta esto: