Oscar Morales; con un pie dentro de la línea de San Ysidro

2 mins read

En breve, Baja California conocerá de primera mano si la resolución del Tribunal y de un gobierno endeble, podrán sobreponerse e imponerse a la tiranía de Morales, nefasto personaje conocido por regentear la prostitución a través de lo que alguna vez fue, “El temible Gremio Amarillo”.

20160518145618_97

Por: Rodrigo Medeles.

Tijuana, 20 abril 2018.- Todo parece indicar que los pasos del exdirigente del gremio de taxis “Amarillos” Oscar Morales se dirigen nuevamente a la garita de San Ysidro y con ello, retomar el puesto de sátrapa que ostentó por décadas, en donde la avaricia por conservar el poder, lo llevó a cometer un sin número de atropellos y vejaciones en contra de tijuanenses y turistas que osaban buscar otra alternativa de transporte.

En manos del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Baja California, con sede en Mexicali, estará la decisión jurisdiccional de retornarle, o no, la garita más transitada del mundo. Sin embargo, se teme que la balanza se incline a favor de Morales y que la medida podría aplicarse sin tomar en cuenta el interés público de la comunidad tijuanense.

Baja California no olvida el conflicto que se generó hace aproximadamente un año, cuando el monopolio que mantenían los taxistas amarillos en esta concurrida zona fronteriza, dieron pie a hechos violentos, en los que con toda impunidad arremetieron a golpes contra turistas americanos, luego de que los ‘’confundieran’’ con choferes de la plataforma Uber.

“No hay plazo que no se cumpla, y tiempo que no se venza” Y los bajacalifornianos conoceremos de primera mano, si la resolución del Tribunal, y de un gobierno endeble, pueden sobreponerse a la tiranía de Morales, nefasto personaje conocido por regentear la prostitución a través de lo que alguna vez fue, “El temible Gremio Amarillo”.

Acerca del autor/editor

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.